casa emilio lopez de hoyos

La calle López de Hoyos era el antiguo camino entre Madrid y el pueblo de Hortaleza.

Esta calle nace junto al Paseo de la Castellana, en unión con la calle Pinar, muy cerca de la Residencia de Estudiantes y del Museo de Ciencias Naturales.

Antiguamente fue un camino que conducía al pueblo pequeño de Hortaleza. 

En 1905 cambió su nombre al actual. Recibió este nombre en honor y memoria de Juan López de Hoyos, presbítero y maestro de Miguel de Cervantes.

Nacido en Madrid, fue escritor y humanista español. Es recordado como el orgulloso maestro de Cervantes. El Ayuntamiento de Madrid designó a López de Hoyos para componer los epitafios e historias que habían de colocarse en la Iglesia de las Descalzas Reales.

También escribió una Declaración de las armas de Madrid y algunas antigüedades.

Es conocida como una de las calles más largas de la capital. El tramo inicial, entre la Castellana y Hermanos Bécquer se llamó antes calle del Jardinillo

Durante casi todo el siglo XX, fue la vía vertebradora central del moderno arrabal de Prosperidad, para pasar a ser el límite septentrional del barrio administrativo con el mismo nombre.

Se trataba y se trata de la calle más comercial del barrio. En ella se ubicaban el mercado, los comercios más importantes y, por supuesto, los cines.

Los cines más importantes y populares que ha visto esta calle eran el “López de Hoyos”“Covadonga” y el “Royal”.

En los últimos años, parece ser que el comercio se ha trasladado más hacia la calle Suero de Quiñones y otras zonas por su afluencia de gente.

Foto principal: Urban Idade