estación de chamartín

Un caramelo ha sido la causa de este mal rato que sufrió una mujer de 46 años en el pasado viernes 25 de octubre en la estación de Chamartín.

El suceso se produjo en la alrededor de las 22.30 horas de la noche. Fue la misma señora la que mientras se quedaba sin respiración se acercó a dos agentes uniformados explicándole con gestos lo que le estaba pasando.

Al ver que a la mujer ya le estaba cambiando el tono de piel, captaron enseguida lo que les quería decir y no dudaron en proceder a realizarle la maniobra de Heimlich con la que a través de compresiones abdominales lograron desbloquear el conducto respiratorio de la víctima. 

Después de expulsar el caramelo, perdió el conocimiento durante unos segundos. Los sanitarios de Samur que se trasladaron al lugar comprobaron que todo estaba bien, aunque la mujer verbalizara que se encontraba perfectamente. 

Posteriormente y para asegurarse de que así era, la acompañaron hasta la vía para que finalmente cogiera el tren, no sin antes agradecer a todo el personal con abrazos y afirmando que “le habían salvado la vida”.

Una situación que pone de manifiesto una vez más la importancia de tener a nuestra disposición personal de seguridad y agentes en los espacios públicos ante las adversidades que nos podamos encontrar.