El recurso presentado por la Asociación Española para la Defensa del Desarrollo Ecológico Sostenible (Addes) ha dejado paralizada la demolición del Colegio Alemán. La situación se ha dado debido a que su propietario, Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, quiere ampliar el hospital San Rafael.

La magistrada Marta Iturrioz Muñoz ha sido quien ha dictaminado la sentencia que recurrirá esta semana el Ayuntamiento de Madrid al considerar que cumplen con los requisitos que marca la normativa. El edificio se encuentra cerrado desde hace cinco años y se trata de, en su momento, la obra civil más grande de Alemania fuera de sus límites fronterizos.

En contraposición al ayuntamiento, Addes alega que, el edificio diseñado por los arquitectos Alois Giefer y Hermann Mäckler, la edificación tiene “un marcado sentido histórico” aunque no se encuentre en el catálogo del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997. No obstante, la inclusión en el catálogo ya se solicitó por la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio. Estos argumentos son a los que Iturrioz Muñoz se acoge para dejar paralizada la demolición del Colegio Alemán.

Parte de la edificación que se encuentra en Chamartín ya ha sido demolida y la magistrada alega que “aunque se volviera a construir el edificio, y a no se trataría del original proyectado en 1957” según aparece en el auto. Esto además se ve escudado por el hecho de que es fácilmente observable que tiene una gran riqueza arquitectónica, a pesar de no encontrarse protegido por el Ayuntamiento de Madrid, y pertenece al Movimiento Moderno.

El ayuntamiento tiene únicamente un plazo de tres días para recurrir la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 26 de Madrid. Además, desde el Área de Desarrollo Urbano encabezado por Mariano Fuentes Sedano acentúa que en el anterior mandato se presentó una propuesta, que fue rechazada, para la actualización de edificios protegidos.