La Policía Municipal ha detenido a un hombre de 36 años por un intento de atropello a un policía en la M-30 a la altura de Chamartín.

El hombre se saltó un control del estado de alarma en la M-30 que provocó su persecución de más de 10 kilómetros por parte de los agentes que casi fueron atropellados.

Fuentes policiales han explicado a Efe que el suceso ocurrió el sábado después de las 13:30 horas en el punto kilométrico 1,5 de la M-30 a la altura de Chamartín.

Los agentes municipales dieron el alto a un vehículo y el conductor afirmó que iba a comprar comida para sus hijos. Al preguntarle por su domicilio dijo que vivía en el barrio de San Fermín y antes las sospechas de los policías alegó que iba indocumentado.

El hombre se puso nervioso y aceleró rozando a uno de los dos agentes que se encontraban en el control.

Tras una persecución de más de diez kilómetros, el hombre fue detenido en el punto kilométrico de 12,200 de la M-30 a la altura de Embajadores.

El hombre ha sido acusado de saltarse el estado de alarma y de atentar contra la autoridad por el intento de atropello a los agentes.