cocinas fantasma

El barrio de Prosperidad dispondrá en un breve periodo de tiempo de una gran cantidad de ofertas gastronómicas, que se puede convertir en una de las mayores a nivel cuantitativo de la capital. Las cifras no están claras, pero pueden superar los 40 locales gastronómicos virtuales. Los vecinos de cuatro calles del barrio se han puesto en pie de guerra para enfrentarse a esta colmena de cocinas fantasma que construye una empresa de Travis Kalanick, fundador de Uber, mediante una subsidiaria en España.

Estos restaurantes están pensados para cubrir los pedidos de Uber Eats, Deliveroo o Glovo, que se han establecido en una óptima situación desde que se produjo el confinamiento y ante el ascenso de la demanda de comida a domicilio.

Los restaurantes de ‘delivery’ en una manzana cercana a Avda. de América

El emplazamiento elegido para situar esta colmena de cocinas se encuentra en una manzana acotada por las calles Zabaleta, Quintiliano, Cartagena y Canillas, pertenecientes al Distrito de Chamartín, en las proximidades de Avenida de América.  Se trata de dos locales unidos que disponen de un total de 1.500 metros cuadrados que, anteriormente, ocupaba un supermercado.

En la junta de vecinos del 13 de marzo todos ellos se posicionaron en contra de la decisión de instalar aquí los restaurantes; a excepción de la familia propietaria del espacio.

El problema de la chimenea industrial

Uno de los problemas para los vecinos es la enorme chimenea industrial que se está construyendo como salida de humos y climatización. La normativa señala que la obligatoriedad de que supere la altura de las viviendas colindantes y los edificios cercanos alcanzan el quinto piso.

Distintas comunidades de vecinos han realizado varias reclamaciones en la Agencia de Actividades del Ayuntamiento sobre determinados accidentes, que aseguran, estar generados por estas obras. Son reclamaciones relacionadas con las vibraciones por el uso de maquinaria, grietas o desconchones que han aparecido en diferentes inmuebles.

Las ‘dark kitchens’

Las denominadas ‘dark kitchens’ tienen ya un largo periodo de actividad, aunque en la actualidad viven un momento magnífico, dada la buena salud del gremio del ‘delivery’. Obtienen el nombre de ‘fantasma’ del hecho de que no pertenezcan a un restaurante que podamos encontrar a pie de calle.

En grandes ciudades como Madrid y Barcelona, se han instalado ya algunos de estos locales. La empresa Deliveroo ha traído a nuestro país su programa ‘Editions’ y Madrid dispone de dos de estos ‘coworking’ culinarios, uno emplazado en Retiro y otro en el barrio de Valdeacederas. También lo ha hecho Glovo con negocios como Wetaca.