Zeeman abre su primera tienda en el barrio de Prosperidad – calle Alustante, 3 – y hace unas semanas abrió la segunda tienda en la zona de Quintana – Emilio Ferrari, 28 –.

Esta cadena especializada en productos textiles y ropa básica abrió sus puertas en 1967 en los Países Bajos. Actualmente dispone de unas 1.300 tiendas en Europa. La clave del éxito de esta tienda low cost es la ropa infantil y de bebé. Pero entre su catálogo también se encuentran productos textiles básicos como toallas, calcetines, camisetas, pantis o ropa interior además de productos básicos para el hogar y el uso diario.

La llegada de Zeeman a la capital supone su consolidación como empresa a nivel nacional, así como su aproximación a un gran público potencial. Zeeman ha elegido dos emplazamientos acordes con su filosofía de marca: tiendas de barrio con productos de calidad y accesibles para todos los consumidores.

Así, la compañía holandesa refuerza su compromiso con el mercado español, donde cuenta ya con más de 60 tiendas y más de 400 empleos creados desde que comenzara sus aperturas en el país en el año 2015.

La estrategia psicológica de acabar todos los productos con el precio en 99 se ha convertido en la imagen de la marca, al otorgar al cliente el último céntimo, que anima a la decisión de compra.

El descuento duro deriva de la negociación previa con proveedores, volumen de compra elevado, diseño a granel y diferenciación en calidad precio. “Los precios los mantenemos así de bajos simplificando todo, desde el diseño hasta la distribución. Por ejemplo, nuestras tiendas no tienen probadores. La especialidad son los textiles básicos; los calcetines, las medias, las camisetas, la ropa interior, los textiles para el hogar”, explica Sidney Beekhuis, jefe de ventas de Zeeman en España.